miércoles, 12 de septiembre de 2012

Embarazos, abortos y abortos de repetición: en primera persona (III)

Pues aquí sigue la pesada de la colina con la historia... Tenía que haberlo llamado Kalevala o la Iliada, porque al paso que voy, representaría el tochaco que iba a ser la historia :).

Tenía mi tirita de embarazo con las dos rayitas... Qué felicidad! Me mandaron reposo y no me movía de la cama salvo para ir al servicio o ir a comer. La miraba cada 2 minutos! Sonreía embobada. Me imaginaba abrazando a mi futuro bebé. Marío me mandaba SMSs desde la oficina cada 5 minutos todo dulzones. En fin, la felicidad suprema. Nunca pensé que nada fuese a salir mal. Y sinceramente, esa sensación es preciosa! Prometo intentar tenerla también en algún futuro, si vuelvo a ver las dos rayitas rosadas...

La semana iba pasando, estábamos super alegres! Para ser sincera, tenía bastantes dolores... Recuerdo que una noche, me desperté de madrugada con unos dolores muy punzantes. Creo que fue el día antes de tener que ir al hospital. Fui al servicio y seguía sangrando, poco, como desde el inicio. Me pareció ver al fondo del baño una pequeña bolsita, diminuta, 1cm como mucho... Pero estaba medio dormida... No le di importancia.

Llegó el día de volver al hospital... Me maquillé un poco para ir a la cita. Pronto sería Navidad, y ya dejaría atrás el país X para volver a casa y poder tener una vida más ordenada y cuidarme durante mi embarazo. Marío se iba a llevar la cámara para grabar la ecografía, pero no tenía batería... Yo soñaba con empezar mi blog a la vuelta, cuando ya no tuviese que hacer reposo.


Llegamos al hospital, nos esperaba el intérprete. Subimos a la sala. Me pesan, me sacan sangre. Me hacen la primera ecografía, abdominal. La ecografista mira que te mira, me hace daño. Ya no sonríe. Sigue. Le pregunto si todo está bien. El intérprete traduce. Dice algo. Me traduce que no encuentra nada. Miro a marío, él me mira a mi. Cómo que no hay nada? Me dice que me vista, me va a llevar a otra sala, a hacerme una ecografía vaginal, más precisa. Me entra un sudor frío pero pienso que sinceramente, este ecógrafo parece más viejo que yo... Normal que no vea nada...

Vamos a la otra sala. El aparatejo me hace daño. Otra vez. Mira y mira. La cara sigue seria. Pregunto. Me mira. Me dice, no hay nada. Cómo que no hay nada? Y entonces la otra vez? Me dice, lo mismo estás de menos, tal vez aún venga por las trompas y aún no se haya implantado. Puede ser ectópico, pero no lo veo en las trompas. Esperemos a los resultados de la beta. Te llamo por la tarde.

Me pongo a llorar como una niña pequeña. Las lágrimas eran enormes, en serio, pesaban un montón. La ginecóloga se empatiza. Me dice como puede en inglés, que no llore todavía. Aún quedan esperanzas. Pero empiezo a creer que no es así. Miro a marío. Tiene el rostro desencajado. Me coge la mano. Veo en su cara que se hace el fuerte, lo hace por mi. Pero está roto. Me paso la mano por debajo de los ojos. Sólo me queda un rastro negro...

El resto no lo recuerdo bien. Qué hablamos, como fuimos al hotel, como subimos a la habitación, qué hicimos. No lo recuerdo. Lloré. Mucho. Pero aún había una pequeña parte de mi que se aferraba a la posibilidad de que todo estuviese bien. Había sido sólo una semana. Pero habíamos sido tan felices...

Suena el teléfono. Es la ginecóloga, ha debido de ensayar lo que quiere decirme en inglés. Titubea, puede ser por eso. Me dice, hola, estuviste aquí hoy (claro que estuve, ya lo sé, llevo el día esperando esta llamada...). Silencio. Respira. Yo no. Me dice, la beta ha bajado. Lo siento. Es un aborto.

Le digo adiós y casi ni gracias. Marío me mira serio sentado en una esquina de la cama. Me derrumbo. Me pongo a llorar, más aún. Me abraza. Pierdo la fuerza... No recuerdo más.

Marío se hace el fuerte. Coge las maletas. Empieza a empaquetar. Llama y reserva un vuelo lo antes posible. Dice que ese hospital es viejo. No se fía. Cancela el trabajo. Volamos a España. Habíamos adelantado nuestras vacaciones de navidad.

(No he comentado que, aunque soy española, vivo en otro país).

El resto, no merece la pena... Vuelos grises, llegada triste, padres y suegros con ojos llorosos esperando en la terminal, nos abrazan, nos llevan directos a un hospital. Horas de espera. Beta y ecografías. Nuestra esperanza vuela, nuestra primera ilusión se ha marchado.

14 comentarios:

  1. Eres una campeona!! Esto que explicas es muy duro. Ya tienes una seguidora y amigabloggera más.

    Besotes

    ResponderEliminar
  2. Gracias por pasarte!
    La verdad que no soy campeona, soy un poco blanda... El que sí se merece todas las alabanzas es mi marido... Cómo ha tirado del carro por mi, estando igual que yo.
    Todas lo conseguiremos, algún día...
    Gracias de nuevo, te deseo que tengas unas vacaciones estupendas, a desconectar de todo!
    Besazos.

    ResponderEliminar
  3. Me he emocionado con esta entrada, tiene que ser muy duro lo que has pasado y más en otro pais, lejos de tu familia.
    Gracias por compartir con nosotras tu historia, por abrir tu alma a la blogosfera.
    Un beso enorme!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Traxi, gracias por tu visita y por leerme. De lo duro, tú lo sabes bien también, y sí, la situación complicó todo más.. El siguiente no fue muy diferente...
      Pero ya que ha pasado un tiempo, aunque aún se me saltan las lágrimas de vez en cuando, estoy ordenando mis pensamientos y he aprendido también de esto.
      Mil besos guapísima.

      Eliminar
  4. Vaya tela! que momentos más duros...pero aquí estás luchadora a más no poder, dicen que una se vuelve más fuerte y es que es verdad. Parece que esta vida está llena de obstáculos, hay que no los salta ni se esfuerza y ahí se quedan estancados y otros que aunque nos falte el aire seguimos ahí saltando y saltando. Y entre salto y salto vas conociendo a personas maravillosas ¿o no???????

    Tu sigue ahí con fuerza que luego tendrá su recompensa ya lo verás

    Alpaquilla se despide con:

    - Cuando las cosas vayan mal, no te vayas con ellas
    Autor: Elvis Presley

    Mooogggaaaksrfff

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi Posi!!
      Es verdad que todas estas cosas son las que nos van forjando y de las que vamos aprendiendo, y siendo más fuertes. Todas vosotras sois un ejemplo para mi, por muy alta que sea la valla, siempre la saltáis.
      Me costó mucho escribir la entrada, pero parece que con ella he liberado algo que estaba enquistado.
      Y tienes razón, voy conociendo a todas vosotras, que sois estupendas! Gracias a todas!

      Mil besos, y voy a hacer caso a Elvis. Muassss.

      Eliminar
  5. A ver.. ¿qué es eso de que estás "siendo investigada por Blogger"? ¿Qué has hecho pirata?
    Serán bobos los tíos estos, decirte a tí, mi gemelilla que eres spam... ¡Como les pille les arreo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ajajj Magic, pues ni idea gemelilla! Ya envié un formulario para que lo revisen, pero dicen que cumplo las características de spam, texto sin sentido ajjajajjaj. Pero vamos, que te envían una forma, nada personalizado... Como escribo mucho y no hay fotos, digo yo que será por eso! ajjaja. Pero bueno, pone que en 2 días lo suelen solucionar, a ver si es verdad ajja :).
      Mil besos, qué tal va el día? Espero que el peque no te haga de las suyas hoy jajaja. Besazosss

      Eliminar
  6. Acabo de leer el post, antes no me atrevía. Pero es que me ha recordado a mi última "mala suerte" hace bastante poco (27 de julio, para más señas). Cuando te dicen "nada, no late el corazón" se te hiela la sangre y quieres volverte de piedra y dejar de respirar. Nosotros, salimos al portal de la consulta, nos abrazamos y me harté de llorar. Seguido, fuimos a buscar al peque y nos fuimos para casa. No quería hablar con nadie, ni mirar a nadie... es durísimo!!!
    Pero de todo se sale adelante, con nuevas metas y esperanzas de volver a tener otro bebé.
    Gracias por abrir tu corazón así, yo no sé si podré hacerlo, pero lo intentare.
    Muchos besos linda, recibe todo mi cariño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola cielo! Vaya lo siento, si no te ves con fuerzas no leas las entradas, de verdad.. Es normal que te recuerde, por desgracia.. A mi la sensación que me daba, como tú dices, que quieres volverte de piedra... a mi me parecía como que las cosas pasaban muy rápido a mi alrededor, y sin embargo el tiempo era taaaan lento....
      Lo de abrir tu corazón o no, eso depende de con las fuerzas que tú te veas. Para mi ya ha pasado un tiempo, este bebé ya lo hubiese tenido, y del siguiente hace ya casi 6 meses que lo perdimos... Y no hubiera podido abrirme así antes.. Y sentí que para empezar de nuevo necesitaba sacar esto que no podía hablar con nadie...
      Pero eso ya cada uno somos de una manera, y tú harás lo que sea más conveniente para ti.
      Aquí me tienes para todo, te mando mil besazos gemela

      Eliminar
  7. Qué momentos tan duros!! Creo que el contarlo puede ayudar a asumirlo, aunque por supuesto ni a olvidarlo ni a dejar de sufrir o sentir pena. Un abrazo fuerte fuerte, y a seguir luchando!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Berlin! Poco a poco se aprende a vivir con ello, como dices, nunca se olvida! pero algún día espero que todo esto cambie, y que hablemos de embarazos y bebés las 2!
      Mil besos guapisima, cuidaos mucho

      Eliminar
  8. Hola acabo de descubrir tu blog y me quedo. Yo también tuve un aborto, lo conté en mi blog, batallitasdemama.blogspot.com y ahora tengo un niño, ojalá tengas mucha ilusión en el siguiente, porque nosotros estuvimos a la expectativa, casi ni lo celebramos cuando me entere de que estaba embarazada, otra vez reposo y esas cosas. Se pasa mal pero ya veras como cuando lo consigas, el dolor se aminora aunque no lo olvides nunca. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola guapa! Pues eres muy bienvenida!! Luego me paso por tu blog, a conocerte mejor!! Y gracias por contarme tu historia, me dais mucha fuerza, porque después de 2 abortos, a veces se ve todo negro y parece que nunca lo lograremos...

      Como tú dices, con el segundo embarazo, no lo celebramos, fue todo muy gris, y lo echo de menos, lo comenté en la entrada, que si alguna vez me vuelvo a quedar, intentaré corregir eso y tener esa misma ilusión...

      Así que muchas gracias por tu visita, por tu comentario, tus ánimos y tus buenos deseos!

      Besazos!

      Eliminar