martes, 16 de octubre de 2012

Embarazos, abortos y abortos de repetición: en primera persona (IV)

Hola guapas! Qué tal va todo? Espero que muyyy bien!!

No tengo mucho tiempo, me tengo que pasar por vuestros blogs y responderos vuestros comentarios, tenía esta entrada a medias y he decidido terminarla! A ver si pronto tengo más tiempo y os comento como os merecéis y os visito bien! Por aquí todo muy bien, marío me "malcría" mucho ajjajaj.

Tengo que reconocer que escribir estas entradas que me "faltan", está siendo mucho más duro de lo que pensaba que iba a ser.

Ha pasado el tiempo, y tengo las ideas más ordenadas, las cosas más claras, y creo que también soy algo más fuerte. Sin embargo, aún me duele mucho recordar estas cosas, pero como ya os he comentado, creo que necesito escribirlo, como parte de mi terapia sanadora. 

Espero no aburriros con ello, de veras que lo necesito. Por cierto, como me dijo Alba que os avisase, ejej, os digo de que es una entrada "a medias" ajjaja.

Tras perder mi primer embarazo, pasamos unas navidades muy grises. Tras el estrés por el trabajo y por saber de mi pérdida, tuve unos síntomas que el médico me dijo que eran crisis de ansiedad tras una situación traumática. Estuve de baja unos días, descansando junto con la familia.

Ya que la pérdida había sido muy temprana, nos recomendaron esperar una menstruación para volver a iniciar la búsqueda.

Llegó el día de los Reyes Magos, y les pedimos poder disfrutar el siguiente año de unas navidades junto con un pequeño a nuestro lado.

Aquellos días buenos en familia pasaron, y tuvimos que volver de nuevo al trabajo, en el país X. Llegamos y casi me muero del horror cuando veo que nos habían asignado la misma habitación del hotel. Cómo es posible? Aquella habitación donde había concebido a mi pequeñ@, y donde había estado en reposo unos días, donde fui la más feliz con la foto de una ecografía a mi lado, donde vi aquella bolsita en el servicio que inició el principio del fin. Cómo era posible? No quería estar en esa habitación! Me traía tantos recuerdos! El hotel estaba completo y no había otra posibilidad. Marío me animaba diciendo que ahí él fue la persona más feliz del mundo, que nos quedásemos con eso. Le hice caso. Era verdad.

Comenzamos a trabajar y de nuevo volvimos al mismo estrés, jornadas maratonianas, durmiendo una o dos horas, casi sin tiempo para comer. Tengo que reconocer que me obsesioné un poco con la idea de ser madre y volver a sentir aquella felicidad. También tengo que reconocer, aunque me dé un poco de vergüenza, que además de la ilusión y el deseo que tenía, lo veía la salida para poder tener un poco de vida organizada, con un horario, con descanso, en general, con una vida, que en aquel entonces, el trabajo lo absorbía todo.

Pasó mi primera menstruación tras el aborto, e iniciamos la búsqueda.

No sé si estaba muy sugestionada, pero todo me parecían síntomas... Mucho cansancio, pechos hinchados, dolor de cabeza, sangrado de encías, malestar por las mañanas, mucha salivación, juraría que hasta noté la implantación. Comencé con un pequeño sangrado, coincidía en fecha con la implantación.

Teníamos una reunión con el cliente, que empezó a las 10 de la mañana, eran las 7 de la tarde y seguíamos en la sala. Marío me mira. Se irrita. Dice que es muy tarde y ni siquiera hemos comido, que va a comprar algo, deja al cliente con la palabra en la boca y vuelve con comida. Se me acerca al oído y me dice, que no puede parar de pensar que tal vez esté en estado, y yo y ese niño sin comer. Le sonrío, llena de amor. Como algo. La reunión continuó hasta las 2 de la mañana...

Un día, fuimos con unos compañeros a tomar algo a un pub. Yo no tomé nada, ellos una cerveza. Sacaron unos puros cubanos y empezaron a fumar. El olor me revolvió entera, tuve muchísimas ganas de vomitar, salí fuera a tomar aire fresco, se lo dije a Marío y nos fuimos para el hotel, a la famosa habitación. Yo estaba convencida, estaba embarazada de nuevo. Marío también... Me hice un test de embarazo. Quedaban 3 días para la falta... Los dos intuimos una segunda rayita rosada.

Es mi cumpleaños. Cae en domingo. Marío me da una sorpresa el sábado a las 23.30. El domingo vamos a cenar, nos llaman para trabajar.

Me empiezo a poner nerviosa. El sangrado que empezó como de implantación, aún no se ha ido. El trabajo, sigue igual. No duermo casi, no puedo con mi alma. Marío y yo hablamos. Quedan 2 días para la falta. Me haré otro test el día de la falta. Si me sale positivo, dejamos el país X para volver a nuestra casa, donde pueda descansar y me traten en un hospital más moderno que los de allí. Mientras tanto, él asume casi todas mis responsabilidades en el trabajo, mientras yo voy a ralentí...

Llega el día de la falta. Nerviosos, me hago el test, los dos juntos, en aquel servicio, donde todo comenzó y todo terminó la vez anterior. Introduzco el palito en el vaso, lo dejo unos segundos, lo pongo en horizontal. No puedo mirar el resultado! Me voy de allí. Estoy muy nerviosa!. Nos armamos de valor. Nuestra segunda raya está más marcada. Estoy embarazada de nuevo.

Marío me dice que me acueste. El próximo vuelo es para el día siguiente. No me deja hacer nada, trae las maletas y empieza a recoger. Lo prepara todo, y volvemos a irnos de X.

Pero esta vez, la sensación no es de felicidad. Es angustia, agobio, nerviosismo, incertidumbre y miedo, sobre todo miedo.

Muchas gracias por leerme, os quiero un montón! Mil besos!

17 comentarios:

  1. Menos mal que has avisado...
    Me quedo a la espera de la continuación...
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Brfff me sabe tan mal leer esto porque me imagino lo que has sufrido (y seguramente arrastras aún) y no te lo mereces...

    Yo tambien quedo a la espera de la continuación...

    Un abrazo bien enorme de esos que no te dejan pensar en nada

    La Alpaca se despide con:

    Fue el tiempo que pasaste con tu rosa lo que la hizo tan importante

    Autor: Antoine de Saint-Exúpery (El Principito)

    Mooogggaaaksrfff

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por contarnos todo, creo que a todas nos viene bien pero sobre todo a ti, creo que has tomado la terapia adecuada... Un besazo y un abrazote muy fuertes!!!

    ResponderEliminar
  4. Hola Netzi, estoy encantada de conocer tu historia aunque sea poco a poco y de forma virtual, creo además que hablar de ello te hará mucho bien y seguro que antes de lo que piensas habrá una buena noticia que dejará todo esto en un mal recuerdo, lo más importante es no desanimarse y seguri intentándolo
    Un besazo!!

    ResponderEliminar
  5. Te leo y recuerdo cosas y sólo deseo que lo consigais porque te lo mereces, porque pareces una persona excepcional. Mucho animo.
    Pd: a mi me mandaron esperar tres reglas por lo menos, porque si no tenía muchas posibilidades de repetir aborto, (eso me dijeron). Un beso

    ResponderEliminar
  6. Netzi ya lo sabes, con todas tus entradas me emocionas, ahí me tienes con la lagrimilla. Por cierto, R me pilló llorando a moco tendido con la entrada de la carta, no te quiero contar el susto que le di y mi apuro por explicarle que era por algo que había leído.

    Todo esto de explicarlo debe ser bueno para ti, pero también para las que te leemos.

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Ainsss... yo también me emociono con tus entradas. Espero la continuación.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Entiendo ese miedo Netzi. Tú buscabas volver a sentir la felicidad del primer embarazo pero tras una pérdida no es lo mismo. Sé que esta historia tampoco va a acabar bien (el final feliz está por llegar) y me imagino que el dolor fue aún más grande que tras la primera pérdida. Pero ahora estás más positiva, eso es lo que cuenta preciosa! Creo que contarlo todo nos hace bien.

    Por cierto, sigo intrigada con el país X, y ahora con ese trabajo tan estresante, madre mía! Cuídate mucho!! (y que Marío te siga mimando, jejeje)

    ResponderEliminar
  9. Sí, es miedo lo que se siente. Un miedo que te agarrota y no te deja pensar en otra cosa. Pero por otro lado, yo pienso que el bebé necesita energía positiva y mucho amor para decidir quedarse con nostras, así que me armo de valor y sonrío y pienso otra vez en tener un bebé en mi interior y el miedo se va borrando, poco a poco, aunque haya ataques de vez en cuando.
    En fin, que te quiero mucho geme, cuidate mucho, dejate mimar y disfruta del Marío, que te adora.
    Besos guapa!!!!

    ResponderEliminar
  10. Pues oye, si el blog te sirve como catarsis para dejarlo salir todo, bienvenido sea... Quedo también a la espera de la continuación. Besotes, valiente!!!

    ResponderEliminar
  11. Hola Netzi, lo primero es animarte a no perder la esperanza, como ya te dije una vez muchas hemos pasado por esto, es muy doloroso, que te voy a contar, pero debemos sobreponernos si queremos ser madres y hasta que no estemos en condiciones el cuerpo no nos responde bien muchas veces.

    Por cierto, esta tarde he preparado una entrada para subir esta noche que puede que te interese, al menos por si acaso. Un beso guapa, hasta pronto.

    ResponderEliminar
  12. Lo sé por experiencia, es miedo y dolor... incertidumbre ante lo desconocido, ante la duda de cómo acabará el nuevo intento pero no dejes de intentarlo. Lo veo todos los días, mujeres que han pasado por situaciones similares y al final han visto su sueño hecho realidad.
    Esas estrellas siempre estarán ahí y se merecen que te des una nueva oportunidad de ser feliz!
    Por cierto, enhorabuena por tener un super marío!

    ResponderEliminar
  13. Jolin chica...

    Es que con esa vida tan estresada...es complicado llevarlo para adelante no???'

    Tiene que ser duro volver al sitio donde una vez se te fue una parte de tu vida...

    Lo bueno es que ahora estás llena de ella y lo rebosas por los 4 costados. No te agobies y por favor, no estes tan estresada. Si sigues llevando ese ritmo deberias mirar de para un tiempo,no?

    Un besazo guapa!

    ResponderEliminar
  14. No sabes cuanto te entiendo.... ¡Pero no vuelvas a decir que nos aburres! Es horrible esa incertidumbre, el no poder hacer nada mas que esperar, y escuchar cada sensacion de tu cuerpo. Pero se positiva, la proxima será la buena. Relajate con el tema laboral, solo es trabajo, disfruta de los momentos buenos con esa joya de marido y se feliz cada dia.
    Otra cosita, soy tan vaga que me he hecho seguidora hoy, con lo que ya sabes mi email, por si necesitas algo, lo que sea, ya sabes donde estoy. Ni lo pienses un segundo si necesitas un achuchon cibernetico. Besitos.

    ResponderEliminar
  15. No sabes lo que siento al leerte, como lo he dicho antes a veces me decepciona la vida por cosas que le pasan a personas que no lo merecen, en fin así es esto.

    Me quedo en la espera de la continuación!!

    Besos hermosa!!

    ResponderEliminar
  16. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar