martes, 12 de noviembre de 2013

Mi vida de emigrante (II)

Hola, cómo estáis todas?? Espero que muy bien!!!!

Antes que nada, quería agradeceros a todas vuestros comentarios de ánimo en mi entrada anterior, sois las mejores!! Millones de gracias!!! Mis estrellitas siempre estarán en mi corazón, y a pesar de ser momentos duros, me gusta poder recordarlas y saber que fueron importantes para mi.

Por otro lado, parece que por fin mi agobio de trabajo va muy poquito a poco bajando, os echo mucho de menos, estoy desando coger la baja!!!!! Ya queda menos!!!

Fuente
Por fin vengo a continuar con la segunda parte de mi vida de emigrante, que os comencé en esta entrada.

A partir de que nos admitiesen en el Máster, todo fue mucho más fácil desde el punto de vista burocrático, aunque más difícil en el plano emocional.

En el sentido burocrático, ya no había una fecha en la que abandonar el país, teníamos derecho a más beneficios de la seguridad social, todo era como más "estable", y sin casi darnos cuenta, nos fuimos poco a poco empapando más de País1 y descubriendo el modo en que las cosas funcionan, e incluso me atrevería a decir que dejando un poco atrás el modo de vida que teníamos hasta entonces, dejar de ser un poco españoles, sin llegar a ser de País1, para ser unos extranjeros perpetuos.


Sin embargo, en el tema emocional fue mucho más complicado. Casi todas las amistades que habíamos hecho durante el Erasmus se habían marchado, era casi como comenzar de 0 en un lugar conocido, aunque de nuevo el hecho de estar juntos y tenernos el uno al otro lo hizo todo más sencillo.

Mientras estábamos estudiando el Máster, me salió un trabajillo en la Universidad. Sonaba estupendamente, era a tiempo parcial, lo que me dejaba tiempo para acabar los estudios y tener un dinerillo que nos iba a venir estupendamente. Sin embargo, la cosa no resultó como parecía, el encargado era un loco que cada día cambiaba todo lo que yo tenía que hacer (y cuando digo todo, es todo, incluso el número de horas que tenía que trabajar sin incrementar el salario, y cada día era una cosa nueva). Aquellas locuras me cansaron y acabé dejando aquel trabajo por culpa de aquel demente, y a la par, un profesor le habló a Marío de la posibilidad de conseguir un trabajo en una empresa privada. Era un trabajo serio, a tiempo completo, con un salario decente, y que nos cambió la vida de la noche a la mañana y nos hizo por fin ser independientes económicamente. No fue el trabajo de sus sueños ni mucho menos, pero realmente, marcó un antes y un después en nuestras vidas.

A partir de aquí, todo comenzó a ser mucho más sencillo. Al acabar el Máster, yo busqué trabajo y comencé a trabajar, nos empezó a gustar cada más el modo de trabajo de País1 y sobre todo las condiciones para las familias y los niños, la educación, y así han sido como han pasado estos últimos 10 años. Si os soy sincera, en estos 10 años ha habido muchos momentos (la mayoría en momentos invernales) en los que he querido mandarlo todo a la mierda porra, irme de vuelta, estar con los nuestros... pero también valoro lo que tengo, siempre hemos pensado que tener una familia aquí era mejor opción, y ahora con Calvita en camino, creo que hemos acertado y que ha merecido la pena, viendo las posibilidades que tenemos aquí.

Fue duro, es duro, echas de menos muchísimas cosas pero es cuestión de poner en la balanza si esas cosas son interesantes a un corto o largo plazo, si merece la pena o no. Echas de menos lo que no tienes, pero hay que intentar ver lo que se tiene. Y como ya he dicho, también tengo claro que el hecho de estar Marío y yo juntos lo hizo todo infinitamente más fácil.

Aún así la gente en País1 se sorprende de que siendo los dos españoles no nos hayamos vuelto, quienes no nos conocen a los 2, piensan que el otro debe de ser local para haber aguantado tanto tiempo ejjeje.

Y después de estos 10 años, siento que tengo mucho ya de País1, que sin darme cuenta me he vuelto un poco de aquí y que hay muchas cosas que me gustan y por las que estoy contenta viviendo por aquí, aunque como dije antes, creo que ya soy una extranjera en cualquier lugar.

Hubo un día, en un viaje de trabajo, que hablando con un compañero que no conocía mucho le dije que en unos días volvía a casa. Él me preguntó que dónde estaba mi hogar. Me quedé parada y pensando en el sentido de la pregunta, y que realmente no sabía qué responder. Dónde está mi hogar? En aquel momento, volvía a País1. Pero, dónde está mi hogar ahora mismo, que tengo mi corazón dividido entre 3 países? Mi hogar no está entre 4 paredes, está dentro de muchos corazones y muchos ojos que me miran con amor.

Source
También sé que ésta no será mi última emigración, aunque no sé a dónde me llevará (o nos llevará) el siguiente paso.

Qué opináis vosotras? Me encantaron vuestros comentarios en la primera parte, y me gustaría muchísimo que me volvieseis a comentar vuestras impresiones en ésta.

Millones de besos a todas!!

21 comentarios:

  1. Me gusta mucho esa definición de hogar... Yo también la siento así, no me he cambiado de pais, pero si de provincia, y en ambos lugares siento que está mi hogar...

    Muy interesante todo!

    Besoss!

    ResponderEliminar
  2. Netzi! Te vuelvo a decir que eres, sois, unos valientes, aunque tu digas que no. Hay que serlo para arriesgarse y apostar. Yo creo que habeis hecho bien, estais juntos y pronto sereis 3. Aqui hay pocas oportunidades, y ahora mismo muchos darían lo que fuera por vuestra situación, claro, que vosotros os lanzásteis al vacio y ahora teneis la recompensa.
    Tu hogar estará donde esté Marío y Calvita, que más da el lugar. Dicen que el futuro es de quienes mejor se adaptan a los cambios, y sin duda vosotros lo haceis.

    Me alegro que estés más relajada de trabajo. Venga, que ya queda poco para tu baja!!!!!
    Un besote enorme, preciosa.

    ResponderEliminar
  3. Yo creo que, como bien dices, el hogar no es un país u otro. Tu hogar estará siempre donde esté tu familia. Donde esté Mario y Calvita y tú, ese será tu hogar. Y luego tendréis el hogar de vuestras familias y amigos, en el que os sentiréis un poco hogareños también. Pero el importante, el HOGAR con mayúsculas, lo creas con tu familia y ese puede estar en país 1, 2, 3 o en la luna, eso lo mismo da.

    ResponderEliminar
  4. Yo hoy por hoy siento que Dublín es mi hogar y que lo fu la vez anterior que estuve aquí también, de hecho me pasa lo qeu a ti que ya hay muuuchas cosas que me gustan de los irlandeses y de esta ciudad para mi maravillos y ahora que está Paul en nuestras vidas casi casi me siento una irlandesita más y mis hijos en breve será completamente irlandeses a pesar de haber nacido en España.
    Creo que hicimos bien emigrando y cualquiera sabe si volveremos o no pero el hogar estará siempre donde estén las personas mas qierida para nosotras y con las que compartamos los casi 365 días al año.

    Un beso enorme y ánimo que ya te queda nada para la baja y ver a calvita!!!

    ResponderEliminar
  5. Pues lo mismo me ocurre, al final no eres ni de aquí ni de allí. Ahora mi hogar está lejos de mi familia, mi hogar lo forman mi marido y mi nena..Intento coger las cosas que me gustan de donde nací y exportarlas a donde vivo y al revés, cogiendo lo que me gusta de cada sitio.

    ResponderEliminar
  6. El hogar creo yo, es donde tú estés bien. Yo admiro mucho a la gente como vosotros, que se atreve a vivir fuera y es capaz de resisitir y de hacer su vida.
    Al final es país de calvita será donde estais ahora aunque tenga unas raices de otro país. Siempre me ha parecido que la gente que crece entre varias culturas es más libre y más interesante.
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Pues mi conclusión es la misma que la tuya, uno es de donde está su familia. Y tu familia ahora es Marío y Calvita. :)
    Por cierto, con la parte final de tu post no he podido evitar recordar este video, jajajajaja!
    http://www.youtube.com/watch?v=qdMj9wX2eiU
    Muas!

    ResponderEliminar
  8. Sigo coincidiendo contigo en que, al final, uno se siente extranjero en todas partes. Por eso prefiero pensar que mi hogar es mi gente. La que tengo cerca y la que tengo lejos. Así, esté donde esté, siempre estoy en casa. Un besote!!!

    ResponderEliminar
  9. Yo te digo lo mismo que todas. Creo que el hogar está donde está tu corazón, tu familia. El hogar es el que creas con la persona que quieres y todos los que a tu alrededor forman parte de tu vida. Y tu guapa, tienes un hogar precioso.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  10. Me encanta vuestra historia... es maravillosa, preciosa. Eso que comentas de hacerte un poco de País1 es lo que empiezo a sentir yo ahora aquí en Francia. Deseo sentirme y hacerme un poco de aquí, porque también para las familias y para los niños es un país mucho mejor que España. Así que me gustaría durar tantos años como tú por aquí, para que los niños puedan aprovechar esta oportunidad. Esperemos que las oportunidades laborales nos lo permitan.
    Y sí, tu hogar está en los corazones, no en unas paredes. Si yo pienso en mi hogar (que es lo que he pensado cuando leía tu post), me vienen las caritas de mis niños, ellos y Babymaker son mi hogar, y me los llevo a dónde quiero, jajaja!!!

    Cuídate mucho y disfruta, que ya te queda menos para tener a la Calvita y empezar a comertela a besos!!! El alimento más rico que hay, ya verás, jajaja!!

    Muchos besos guapa!! Mi geme!!!!

    ResponderEliminar
  11. Te entiendo muy bien, yo no me he cambiado de país pero sí de provincia a muchos miles de km. y yo hablo de ese lugar como mi segundo hogar, allí empecé mi vida de independencia con mi chico, allí formamos nuestra pequeña mini familiay dónde empezamos a buscar a mi garbancito. Guardo un recuerdo maravilloso de ese lugar.

    Un besote enorme @eldeseodeHannah

    ResponderEliminar
  12. Bonita entrada, en parte me siento identificada, yo no he cambiado de país, pero sí de provincia, y ahora cuando me pregunta por mi hogar, casi siempre digo que es la provincia donde vivo. Aquí empezamos nuestra vida juntos.
    Si, te lo habré dicho ya, pero fuisteis muy valientes al empezar vuestra vida en otro país.
    Un beso

    ResponderEliminar
  13. Me encanta la vida que llevais, aunque esteis de aquí para allá no dudes que eso os enriquece cada día. Luego las raices están donde están y uno es feliz donde nació y creció. Pero siempre se puede volver.

    Un besazo, guapa.

    ResponderEliminar
  14. Hola guapa! Como te dije en la entrada anterior me encantan tus post sobre inmigración y comparto tu idea de que el hogar de uno son cuatro pareces y muchos corazones, no importa donde estés si tienes gente a la que querer. Además también tengo que decir que tras muchos años en un país se cogen sus costumbres y te habitúas hasta llegar a sentirlo como propio, hay un refrán que dice "no eres de donde naces sino de donde paces" estoy de acuerdo con esto.
    Muchos besos!

    ResponderEliminar
  15. Bueno, a veces viene bien ese cambio de tierras, ese ir y venir, aunque hay momentos en los que estes donde estes te sientes extranjera, es algo raro. Mientras estes tu bien y tu circulo mas cercano palante, claro que si, esa variedad solo puede aportar riqueza personal y cultural! Yo en mi casa tengo mi rinconcitos para que me rodeen todas las tierras buenas por las que he ido pasando....

    Besos!

    ResponderEliminar
  16. Siempre he vivido en la misma ciudad en la que nací ¿qué aburrida soy, no? Por suerte sí viajé un poco por todos lados y he conocido otras culturas pero claro, nada tiene que ver lo que "ves" en un viaje a lo que "vives" en el día a día. Sois unos valientes! Bsssss

    ResponderEliminar
  17. ¡Alégrate! Que una nueva semana comienza en unas horas y es momento de dejar atrás la pereza. Viva cada día al máximo y has que todos los días haya fiesta. ¡Ten un lindo lunes!

    El equipo de acompáñame

    ResponderEliminar
  18. La parte emocional siempre es la más dificil. Un beso.

    ResponderEliminar
  19. A mi me pasa lo mismo, ahora que vuelvo a casa quiero que sea ese mi hogar pero hasta ahora ha prevalecido el síndrome de desarraigo porque tienes la impresión de que no perteneces a ningún sitio o que tu vida está en diferentes lugares.
    Haces bien en definir hogar de esa forma.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  20. Yo vivo cerca de mi nucleo familiar. No he tenido la oportunidad de marcharme al extranjero y es una de las experiencias que aunque imagino debe tener momentos dificiles me hubiera gustado vivir. Un abrazo.

    ResponderEliminar